La fuerza de la oración

Consideremos a la oración como la llave que abre cada mañana, y el  candado que cierre, por la noche, todo lo vivido durante la jornada.
En la oración encontrarrmos a Dios y en él hallaremos la sabiduría y la energía para cada momento del día.
Practicar la oración diariamente, nos brindará las fuerzas que necesitamos para soportar las dificultades cotidianas, y nos aportará
el gozo para disfrutar de los pequeños o de los grandes regalos que nos dará el Señor.
Tengamos en cuenta que, así como a lo largo del día necesitamos alimentarnos varias veces para para que nuestro organismo mantenga su normal funcionamiento, también nuestra vida interior necesita alimentarse con frecuentes bocadillos de oración.
La oración debe estar en las grandes comidas, como pueden ser el desayuno, el almuerzo o la cena; pero también en las pequeñas
colaciones o tentempiés, que dan nutrientes y energía al organismo… Llevar una vida de oración, nos permitirá alimentar a nuestro espíritu de la presencia de Dios.
Es bueno dar gracias a Dios cantando, y proclamando nuestro amor de madrugada; como nuestra fidelidad en las vigilias de la noche.

Desde la ciudad de Campana (Buenos Aires), recibe un abrazo, y mi deseo que Dios te Bendiga, te sonría y permita que prosperes en todo; y que derrame sobre ti muchas bendiciones de Salud, Amor, Paz, y prosperidad.

Claudio Valerio.

®. Valerius

*****

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s