Todas estas cosas nos serán añadidas.

Todas estas cosas nos serán añadidas.

Cierto día, un joven se encuentra con un amigo; éste le pregunta hacia donde se dirigía, por lo que recibe como respuesta:”Estoy llevando mi dinero para la iglesia. ¿Estoy cierto o
errado?”

Las iglesias de hoy tienen un único evangelio: Pedir dinero.
El verdadero Evangelio de Buenas Nuevas habla de  Jesus, de Su  sacrificio, de la salvación de los pecadores.

El Evangelio “no  vende bendiciones”,  no cambia diezmos por
privilegios en el Cielo, no compra billetes para la eternidad.

El verdadero Evangelio ¡no  compra una  vida de cuentos de hada!.  Por el contrario, es Dios quien nos dice: “En el mundo tendréis aflicciones”… Pero eso no es nada, delante del regocijo de saber que nuestros nombres están escritos en el Libro de la Vida.
Muchos van a las iglesias  llevando  dinero  para  que  los “pastores” le aseguren éxito, casas de lujo, coches del año, y todo lo más que  pronto  tendrán  que  dejar  para  detrás.
¡Cuánta ilusión! El Señor nos pide apenas que  busquemos el reino de Dios y Su justicia,  concluyendo  que  “todas” esas ¡cosas serán añadidas!
¿La iglesia necesita de nuestro dinero? ¡Sí!  Pero no para negociar bendiciones y sí para mantener a misioneros en campos lejanos, alejados de sus familias y amigos. Necesita
de dinero para ayudar a los necesitados que, aún mismo en dificultades, continúan glorificando a Dios.
Necesita de dinero para organizar proyectos que  fortalezcan y edifiquen adolescentes y jóvenes, librándolos de los vicios destructores del mundo. Necesita de dinero para
materiales didácticos y bíblicos, capaces de ofrecer a sus niños una infancia saludable y plena de verdadera alegría, para que jamás se desvíen de los caminos de Dios.
Si usted gasta su dinero con la edificación del cuerpo (Iglesia)  de Cristo, será llamado siempre de “siervo  bueno y fiel”. Si se lo lleva para la iglesia intentando  multiplicar
su patrimonio, lamentablemene se está perdiendo tiempo y jugando fuera con algo que podría ser una bendición para su vida, y para muchas otras.

Desde la ciudad de Campana (Buenos Aires) recibe un Abrazo,  y mi deseo que Dios te bendiga, te sonría y permita que  prosperes en todo, y derrame sobre ti, Salud, Paz, Amor, y mucha Prosperidad.

Claudio Valerio

®. Valerius
_______________________________________________

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s